Thursday October 19th 2017

La obra de Carmen Ollé y crítica sobre la misma

por Olga Espejo, University of Miami

Latin American Information series, no. 8
Edited by Laura D. Shedenhelm, University of Georgia Libraries

La obra de Carmen Ollé y crítica sobre la misma

Tabla de Contenido
Introducción
Notas
Obras de Ollé
Poemas en Antologías, Diarios y Revistas
Crítica y Miscelánea


Introducción.

Carmen Ollé nace en Lima en 1947. Estudia pedagogía y letras en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y obtiene el título de Licenciada en Educación en la especialidad de lengua y literatura.

Reside en Alemania, Francia y España una larga temporada y luego en los Estados Unidos donde vive experiencias que influyen en su vida e inspiración literaria. Fue también integrante del grupo “Hora Zero” y aunque publica su primer libro en 1981 es considerada, por edad, parte de la Generación del 70.1

De 1981 a 1992 se incorpora a la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle, primero participa en el proyecto de investigación “La Generación del 50” y luego se desempeña como profesora de la Facultad de Humanidades y Artes. Carmen Ollé ha escrito numerosos artículos en diarios y revistas y aunque empezó su carrera literaria como poeta ha incursionado también en la narrativa y la novela.

William Rowe en Hacia una poética radical: ensayos de hermeneútica cultural expresa que la obra de Ollé “se desplaza decisivamente desde un lenguaje que signa una pertenencia social hacia el idioma como materia de intervención creadora. Tal preocupación por el lenguaje como forma y no sólo representación hace que la discusión de su poesía sea un desafío.”2

El primer libro de Carmen Ollé, Noches de adrenalina, se publica en 1981 y produce impacto por su desfachatez. En Antología poética: peruanas del siglo XX, Cecilia Barcellos de Zarria menciona que “Noches de Adrenalina fue, y lo sigue siendo, una voz insolente, nueva, una voz que se revela y que increpa, también una reflexión que asume el hecho físico de ser mujer, con ese mapa de maravilla que conforma su perfil y esa fatalidad inexorable con que la reviste el paso del tiempo.”3

Sobre Todo orgullo humea la noche, Yolanda Westphalen en “Acerca de la obra poética de Carmen Ollé” señala que “traspasando angustias la autora se sumerge en un tibio recordar de sucesos, su voz ya no es flor de fuego que se consume en su propio ardor. En estos versos constatamos el oficio de Carmen Ollé, su logro está en su prosa poética.”4

Antonio Cornejo Polar en su reseña de ¿Por qué hacen tanto ruido? considera que Ollé:

“Retoma con vigor inusitado el programa de las vanguardias históricas, aquéllas que quisieron reconciliar el arte y la vida, pero también–y no por mimetismo de las nuevas órdenes del dia, las del postmodernismo–incide verticalmente, con lucidez que extrema, en el carácter discursivo de la experiencia humana, incluyendo la experiencia del cuerpo y del deseo, con lo que la mudez es la más aterradora imagen de la muerte y el lenguaje dicho con goce o sufrimiento el mayor y más alto signo de la vida que merece vivirse.”5

“Se percibe que Ollé sabe narrar, tiene gracia. Con unas cuantas pinceladas describe personajes y situaciones y en cada parágrafo sabe dejar pequeños hilos que retoma luego en otras viñetas”6 nos dice Marco Martos en su artículo “Cambio de piel” acerca de Las dos caras del deseo. Y sobre esta misma obra Martín Rodríguez-Gaona en “El infierno del pasmo” comenta que la autora “ha volcado su natural pasión y energía verbal a la experiencia humana con todos sus matices, optando por la sutileza frente a la agresividad y resolviéndola en una constante, y a veces descarnada, indagación personal.”7

En cuanto a Pista falsa Tulio Mora señala que Ollé demuestra ser:

“Una fabuladora que maneja con bastante solvencia algunas de las claves de un género complicado por la multiplicidad y simultaneidad de sus elementos: diálogos bien construidos, descripciones que producen oportunas fracturas de temporalidad y hasta perfiles con alguna densidad.”8

Hace algunos años Carmen Ollé estuvo a cargo de la dirección de CENDOC Mujer (Centro de Documentación sobre la Mujer) en Lima y actualmente está afiliada a DEMUS (Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer). Colabora en la página cultural de El Comercio (Lima) haciendo reseñas de libros de literatura y es Presidenta de la Asociación de la Red de Escritores Latinoamericanos (RELAT).

Regresar al contenido.


Notas.

1. Ricardo González Vigil, “Aportes femeninos a la literatura peruana,” El Comercio (Lima) supl. Dominical, 6 de marzo 1994, p. 23. regresar
2. William Rowe, Hacia una poética radical: ensayos de hermeneútica cultural (Rosario [Argentina]: Beatriz Viterbo Editora; Lima: Mosca Azul Editores, 1996), 173. regresar
3. Cecilia Barcellos de Zarria, Antología poética: peruanas del siglo XX (Lima: Ediciones G.A.P., 1995), 232. regresar
4. Yolanda Westphalen, “Acerca de la obra poética de Carmen Ollé,” El Comercio (Lima) supl. Dominical, 13 de junio 1993, p. 16. regresar
5. Antonio Cornejo Polar, reseña de ¿Por qué hacen tanto ruido? Revista de crítica literaria latinoamericana 38 (1993): 428. regresar
6. Marco Martos, “Cambio de piel,” El Peruano (Lima) supl. Revista, 27 de febrero 1995, p. 5. regresar
7. Martín Rodríguez-Gaona, “El infierno del pasmo,” Debate (Lima) (marzo-abril 1995): 79. regresar
8. Tulio Mora, “Ultima novela de Carmen Ollé: Pista falsa,” Cambio (Lima), 23 de 1999, p. 15. regresar

Regresar al contenido.


Obras de Ollé

Noches de adrenalina. Lima: Cuadernos del Hipocampo, 1981. (Poesía)
Noches de adrenalina. 2a. ed. Lima: Lluvia Editores, 1992.
Noches de adrenalina. 3a. ed. Buenos Aires: Tierra Firme, 1994.
Nights of adrenaline. California: Floricanto, 1997. (ed. bilingüe de Noches de adrenalina, trad. Anne Archer.)

Todo orgullo humea la noche. Lima: Lluvia Editores, 1988. (Poesía y prosa)

¿Por qué hacen tanto ruido? Lima: Flora Tristán, 1992. (Narrativa)
¿Por qué hacen tanto ruido? Lima: Editorial San Marcos, 1997.

Las dos caras del deseo. Lima: Peisa, 1994. (Novela)

Pista falsa. Barranco, Perú: Ediciones El Santo Oficio, 1999. (Novela)

Una muchacha bajo su paraguas. Barranco, Perú: El Santo Oficio, 2002. (Relato)

Regresar al contenido.


Poemas en Antologías, Diarios y Revistas

“Adrenaline nights.” (ver bajo “Noches de adrenalina”)

“Amor me mueve y me hace responder.” Lienzo (Universidad de Lima) 8 (1988): 185.
“Amor me mueve y me hace responder.” En Antología poética: peruanas del siglo XX, Cecilia Barcellos de Zarria, coord. Lima: Ediciones G.A.P., 1995. p. 233.
“Amor me mueve y me hace responder.” Carmen Ollé, Poemas (visto: 1 octubre 2002)
“Amor me mueve y me hace responder.” Ollé (visto: 1 octubre 2002)

“Bares.” Lundero, supl. La Industria (Chiclayo, Perú) 2:128 (27 de noviembre 1988): 4.
“Bares.” Lienzo (Universidad de Lima) 8 (1988): 183.

“Bataille.” Omnibus (Arequipa, Perú) 8 (1980): 4-5.
“Bataille me gusta. Es alguien que uno puede leer.” En De Vallejo a nuestros días, pról., sel. y notas de Ricardo González Vigil, p. 347-348. Tomo 3 de Poesía peruana: antología general. Lima: Ediciones Edubanco, 1984-
“Bataille me gusta. Es alguien que uno puede leer.” En Poesía peruana: 50 poetas del siglo XX, selección de Carlos Garayar, p. 352-353. Lima: Peisa, 2001.

“Breve alusión a ‘El tejo y la luna’ de Silvia Plath.” Poesie vincennes 80 (Paris) (1980): 42.

“Casa de Cusipata (a la madre del Inca Garcilaso).” Márgenes 4:15 (1991): 187-188.
“Casa de Cusipata.” La República (Lima), 5 de noviembre 1995, p. 21.

“Cavalcanti.” Lienzo (Universidad de Lima) 8 (1988): 182.
“Cavalcanti.” Carmen Ollé, Poemas (visto: 1 octubre 2002)
“Cavalcanti.” Ollé (visto: 1 octubre 2002)

“Cópula bajo un cielo trapezoidal.” Los caminos del laberinto (Lima) 3 (1986): 99.

“Cuarteta.” Viva (Lima) 4:16 (1989): 61.

“Damas al dominó.” En Antología de la poesía peruana: generación del 70, José Beltrán Peña, ed., p. 126-129. 1a. ed. Lima: Editorial San Marcos, 1995.

“Dejarme arrastrar por un flujo de sensaciones.” Viva (Lima) 3:7 (1986): 29.

“Desde los jardines de la U imaginaba París como un barrio.” Tercer milenio (N.Y.) 4:1 (1992): 80-83.

“Doce de la noche: Sayyide.” Diario de poesía (Buenos Aires) 31 (1994): 15.

“En el café.” Viva (Lima) 4:16 (1989): 61.

“En Praga.” El uso de la palabra (Universidad de Lima) (1994): 261.
“En Praga.” El planeta en el espejo (Lima) 4 (abril 1994): xviii.
“En Praga.” El Peruano (Lima) supl. Revista, 20 de noviembre 1995, p. 5.

“Encuentro en París con Allen Ginsberg.” El uso de la palabra (Universidad de Lima) 1994: 259-260.

“Estar lejos de los sitios.” En De Vallejo a nuestros días, pról., sel. y notas de Ricardo González Vigil, p. 348-349. Tomo 3 de Poesía peruana: antología general. Lima: Ediciones Edubanco, 1984-

“Exitâre.” El Zorro de abajo (Lima) 1 (1985): 41.

“Frágil ante lo inmundo.” Trobar clus (Lima) 2 (1981): 3-5.
“Frágil ante lo inmundo.” Inti 45 (1997): 365-366.

“Función matinal.” Lienzo (Universidad de Lima) 8 (1988): 187.

“El grito.” En Cuentas: narradoras peruanas del siglo XX, Giovanna Minardi, comp., p. 231-233. Lima: Flora Tristán ; El Santo Oficio, 2000.

“Hay que huir de los techos.” Lluvia (Lima) 6-7 (1980): 13-14.

“Imagino lo que no existe para mí.” El Diario marka (Lima) supl. El Caballo rojo, (14 de marzo 1982): 11.

“Instrucciones para meditar.” El Nacional (México) supl. Revista mexicana de cultura (noviembre 1976): 8.

“Malebolge.” Lienzo (Universidad de Lima) 8 (1988): 186.

“Margarita Elsa Sira se perdían en la avenida Venezuela.” En El bosque de los huesos: antología de la nueva poesía peruana 1963-1993, sel. y pról. de Miguel Angel Zapata y José Antonio Mazzotti, p. 128-129. 1a. ed. [Perú?]: El Tucán de Virginia, 1995.
“Margarita Elsa Sira se perdían en la avenida Venezuela.” En Poesía peruana: 50 poetas del siglo XX, selección de Carlos Garayar, p. 350-351. Lima: Peisa, 2001.

“Morir es un acontecimiento social.” En Antología terrestre, p. [8-9]. Lima: Hora Zero, 1981.

“Muchacho[s] bebiendo en la bodega de la esquina.” Cambio (Lima), 5 de marzo 1987, p. 29.
“Muchachos bebiendo en la bodega de la esquina.” La Casa de cartón (Lima) 8 (1987): 49.

“Noches de adrenalina (fragmento).” Oráculo (Lima) 2 (1981): 36-37.
“Noches de adrenalina (fragmento).” La Tortuga (Lima) 10 (1984): 49.
“Noches de adrenalina (fragmento).” La Manzana mordida, 19 de enero 1986, p. 43.
“De Noches de adrenalina.” En Mujeres poetas de Hispanoamérica: movimiento, surgencia e insurgencia, Ramiro Lagos, ed., p. 274-275. Bogotá: Tercer Mundo, 1986.
“Six poems from Noches de adrenalina.” American Poetry Review 17:6 (1988): 41-43. Traducción de Anne Archer.
“Noches de adrenalina (fragmento).” Diario de poesía (Buenos Aires) 12 (1989): 11.
“Noches de adrenalina (fragmento).” Hora de poesía (España) 61-62 (1989): 104.
“Fragmento de Noches de adrenalina.” Arequipa al día, 6 de setiembre 1991, p. B5.
“Noches de adrenalina (fragmento).” Ciudadela (Arequipa, Perú) 1:1 (1991): 12.
“Un poema de Noches de adrenalina.” La Gaceta (Fondo de Cultura Económica, México) 249 (1991): 42.
“De Noches de adrenalina.” En Voces femeninas del mundo hispánico: poesía, Ramiro Lagos, ed., p. 276-277. Bogotá: Centro de Estudios Poéticos Hispanos, [1991].
“Fragmento de Noches de adrenalina.” Dédalo (Lima) 1.1 (1993): 59-60.
“Noches de adrenalina (fragmento).” Zurgai (Bilbao) (junio 1994): 46-48.
“Adrenaline nights.” En The Peru Reader: History, Culture, Politics, Orin Starn, Carlos Iván Degregori, and Robin Kirk, eds., p. 482-483. Durham, N.C.: Duke University Press, 1995.

“Las personas creen en la sabiduría.” Lienzo (Universidad de Lima) 8 (1988): 181.
“Las personas creen en la sabiduría.” En Antología poética: peruanas del siglo XX, Cecilia Barcellos de Zarria, coord., p. 232. Lima: Ediciones G.A.P., 1995.
“Las personas creen en la sabiduría.” Carmen Ollé, Poemas (visto: 1 octubre 2002)
“Las personas creen en la sabiduría.” Ollé (visto: 1 octubre 2002)

Fragment from “¿Por qué hacen tanto ruido? (Why do they make so much noise?).” Journal of Latin American Cultural Studies 4:1 (1995): 45-50. Traducción de Larisa Chaddick.

“Psique.” El Diario marka (Lima) supl. El Caballo rojo, 17 de julio1983, p. 7.

“Las relaciones con las partes de mi cuerpo no son teológicas.” En El bosque de los huesos: antología de la nueva poesía peruana 1963-1993, sel. y pról. de Miguel Angel Zapata y José Antonio Mazzotti, p. 129-131. 1a. ed. [Perú?]: El Tucán de Virginia, 1995.
“Las relaciones con las partes de mi cuerpo no son teológicas.” En Antología de la poesía peruana: generación del 70, José Beltrán Peña, ed., p. 134-138. 1a. ed. Lima: Editorial San Marcos, 1995.

“Six poems from Noches de adrenalina.” (ver bajo “Noches de adrenalina”)

“Suburbio.” Lienzo (Universidad de Lima) 8 (1988): 184.
“Suburbio.” Viva (Lima) 4:16 (1989): 61.
“Suburbio.” Carmen Ollé, Poemas (visto: 1 octubre 2002)
“Suburbio.” Ollé (visto: 1 octubre 2002)

“Tat.” El Diario marka (Lima) supl. El Caballo rojo, 27 de diciembre 1981, p. 22.
“Tat.” En El bosque de los huesos: antología de la nueva poesía peruana 1963-1993, sel. y pról. de Miguel Angel Zapata y José Antonio Mazzotti, p. 131-132. 1a. ed. [Perú?]: El Tucán de Virginia, 1995.

“Tener 30 años no cambia nada salvo aproximarse al ataque.” En Manual de literatura peruana, César Toro Montalvo, comp., p. 850. 1a. ed. Lima: A.F.A. Editores, 1990.
“Tener 30 años no cambia nada salvo aproximarse al ataque.” en El bosque de los huesos: antología de la nueva poesía peruana 1963-1993, sel. y pról. de Miguel Angel Zapata y José Antonio Mazzotti, p. 127. 1a. ed. [Perú?]: El Tucán de Virginia, 1995.
“Tener 30 años no cambia nada salvo aproximarse al ataque.” En Antología de la poesía peruana: generación del 70, José Beltrán Peña, ed., p.129-134. 1a. ed. Lima: Editorial San Marcos, 1995.

“El tiempo es un fantasma.” Trobar clus (Lima) 2 (1981): 3-5.
“El tiempo es un fantasma.” El Diario marka (Lima), 8 de marzo 1983, p. 11.
“El tiempo es un fantasma.” Mairena (Puerto Rico) 6:16 (1984): 72-73.
“El tiempo es un fantasma.” En El bosque de los huesos: antología de la nueva poesía peruana 1963-1993, sel. y pról. de Miguel Angel Zapata y José Antonio Mazzotti, p. 132-135. 1. ed. [Perú?]: El Tucán de Virginia, 1995.

“Vicio.” Nox (Lima) 2.2 (1990-1991): 11.

“Why do they make so much noise?” (ver bajo “¿Por qué hacen tanto ruido?”)

Regresar al contenido.


Crítica y Miscelánea

Agreda, Javier. “Pista falsa.” [Reseña]. La República, 16 de mayo 1999, p. 30-31.
“Libro que nos muestra a una escritora mucho más consciente de las técnicas y recursos propios de la narración, aunque sin el lirismo de sus otros textos […] Carmen Ollé es una de las pocas escritoras peruanas que en cada libro abren nuevas rutas literarias.”

Alfaro, Jorge. “Boom de voces femeninas: tres narradoras”. (18 de setiembre 1995): 44-45.
Se ocupa de Laura Riesco y su Ximena de dos caminos, de Viviana Mellet y su La mujer alada y Las dos caras del deseo de Ollé. Sobre este libro señala que “la prosa, minuciosa y desmitificadora, captura desde el primer instante, con su visión desencantada de la vida, con su capacidad casi espeleológica de llevarnos, de la mano, hacia una waste land (tierra baldía) donde sus personajes (su personaje único, diríamos) tienen su caldo de cultivo idóneo.”

Alvarez Chacón, Edgard.”Noches de adrenalina.” [Reseña] Revista de crítica literaria latinoamericana 15 (1982): 224-226.
“Libro denso, de múltiples lecturas, que sin embargo no necesita justificarse ante una tradición pues el afán universalista y la madurez que lo respaldan le eximen de tal exigencia.”

Barcellos de Zarria, Cecilia, coord. Antología poética: peruanas del siglo XX, 231-232. Lima: Ediciones G.A.P., 1995.
Noches de adrenalina fue, y lo sigue siendo, una voz insolente, nueva, una voz que se revela y que increpa, también una reflexión que asume el hecho físico de ser mujer, con ese mapa de maravilla que conforma su perfil y esa fatalidad inexorable con que la reviste el paso del tiempo.”

Batalla, Carlos Z. “Lo ambiguo me interesa.” La República (Lima) supl. De Artes & letras, 29 de enero 1995, p. 25-26.
Entrevista.

Beltrán Peña, José, ed. Antología de la poesía peruana: generación del 70, p. 119-138. 1a. ed. Lima: Editorial San Marcos, 1995.
Considera a Ollé: “no sólo […] una importante voz femenina y representativa de la Generación del 70, sino de la poesía peruana en general.” Incluye: “Damas al dominó,” “Las relaciones con las partes de mi cuerpo no son teológicas” y “Tener 30 años no cambia nada salvo aproximarse al ataque.”

Bermúdez, Silvia. “That was Then, This is Now: Peruvian Women Poets of the 1980s.” Romance Quarterly 42:3 (1995): 169-177.
Analiza “Post coitum” de Mariela Dreyfus y “Tener 30 años no cambia nada” de Noches de adrenalina de Ollé y señala que es el primer poema lírico que revela la nueva voz femenina de los años 80.

“Carmen Ollé.” La República (Lima) supl. Domingo, 29 de noviembre 1992, p. 23.
Reseña de ¿Por qué hacen tanto ruido? “Es lo que Blanchot denominaría un ‘autorretrato distanciado’ que impone su propia música y en el que, cualquiera sea el caso, es lícito ver -con Blanca Varela- ‘la confesión de la más obstinada y legítima vocación’.”

“Carmen Ollé: cuerpo de mujer.” Prensa nikkei (Lima), 11 de setiembre 1993, p. 6.
“Carmen Ollé vive la existencia, la humanidad y la entrega, a prisa, pero también se pone a reflexionar sobre lo que le ha legado la madre natura; se toca, se recrea y se asombra de la maravilla que es el cuerpo y de sus funciones biológicas o sexuales que cumple, funciones que permiten la realización o plasmación de la especie.”

“Carmen Ollé: Noches de adrenalina.” [Reseña] Expreso (Lima), 17 de agosto 1993, p. B2.
Noches de adrenalina fue y sigue siendo, una voz insolente, nueva, una voz que se revela y que increpa, también una reflexión que asume el hecho físico de ser mujer, con ese mapa de maravilla que conforma su perfil y esa fatalidad inexorable con que la reviste el paso del tiempo.”

“Carmen Ollé, oscuro objeto de deseo.” Expreso (Lima), 7 de abril 1995, p. 3.
“Con diferente actitud ante los problemas, cada uno de nosotros escoge su propia senda de tránsito hacia ese destino final que los antiguos griegos dieron en llamar moirás, hace ya algunos siglos. En Las dos caras del deseo […] somos espectadores de ese transitar, en un arduo recorrido por los intrincados laberintos de pasión y abandono del alma humana.”

Chirinos, Eduardo. “Noches de adrenalina.” [Reseña] La Prensa (Lima) supl. Perspectiva, 31 de enero 1982, p. 19.
“El estilo de Ollé es duro y directo, lírico y narrativizado, algunos ecos de la poesía Beat de los sesenta se hacen presentes, como también la tendencia al monólogo libre onírico tal como lo practicara magistralmente Hinostroza, pero se cuida mucho de no caer en el panfletarismo de los primeros ni en el cabalismo astralizado del segundo.”

Cornejo Polar, Antonio. “¿Por qué hacen tanto ruido?” [Reseña] Revista de crítica literaria latinoamericana 38 (1993): 426-428.
“Se le puede leer como una historia de amor-odio (o mejor de desamor y desodio); como la crónica subjetiva de la ruptura con los seres más cercanos, el esposo, la madre, por ejemplo; como el itinerario que conduce a la renuncia de un modo de vida más o menos convencional y ridículamente burocratizado.”
Con algunas variantes publicado bajo el título: “La palabra invevitable de Carmen Ollé.” La República (Lima), 15 de agosto 1992, p. 17; sirvió también de “Presentación” a la edición de 1997 de ¿Por qué hacen tando ruido?

“Diez años después, reeditan poemario de escándalo.” Mujer/Fempres (Chile) 139 (mayo 1993): 15.
Se refiere a la publicación de Noches de adrenalina y comenta que “su aparición causó revuelo, sorpresa y polémica en el ambiente cultural limeño […] el talento se sumó a la osadía, logrando así uno de los mejores poemarios de la década.”

Las dos caras del deseo.” [Reseña] Debate (Lima) 16.80 (diciembre 1994): 80.
“Revela a una narradora de primer nivel, dueña de un estilo muy personal y una delicadeza que recuerda a algunos escritores japoneses.”

Dughi, Pilar. “La búsqueda del instante.” El Comercio (Lima) supl. Dominical, 28 de marzo 1999, p. 17.
“Quizás una de las características más relevantes de Ollé es que no sacrifica la búsqueda estética en aras de las convenciones literarias, complacientes y tradicionales. Esta vocación innovadora se expresa también en la novela Pista falsa.”

Enciclopedia biográfica e histórica del Perú. Tomo XII, siglos XIX-XX, p. 190. Lima: Ed. Milla Batres, 1994.
Biobibliografía.

Espina, Eduardo. “Poesía peruana: 1970, 1980, 1990.” Revista iberoamericana 164-165 (julio-diciembre 1993): 687-702.
Menciona los poetas más destacados de estas décadas. Sobre Ollé destaca que “lo que inició Delmira Agustini, si Ollé no lo culmina, al menos lo intensifica; la mujer por fin hablando con su identidad múltiple, con sus varias voces que buscan la utópica unidad.”

Forgues, Roland. “Carmen Ollé: la capacidad de inocencia.” Palabra viva, vol. 4, p. 145-159. 1a. ed. Lima: Editorial El Quijote, 1991.
Entrevista.
Los tres primeros vols. de esta obra fueron publicados por Studium (Lima) en 1988.

Franco, Jean. “Going Public: Reinhabiting the Private.” En On Edge, p. 65-83. Minneapolis: University of Minnesota Press, 1992.
Se ocupa de la participacion de la mujer latinoamericana en los movimientos sociales y la literatura y menciona a algunas escritoras latinoamericanas como Clarece Lispector. Se concentra principalmente en Estado de memoria de la argentina Tununa Mercado y en Noches de adrenalina de Carmen Ollé. Sobre ésta obra señala la importancia y centro de atención que le da la autora al cuerpo humano y todas sus funciones.

—. “Introduction.” En Nights of Adrenaline by Carmen Ollé, p. 10-13. California: Floricanto, 1997.
La lectura de Noches de adrenalina nos trae a la mente los estereotipos sobre la sexualidad femenina que hasta la fecha prevalecen en la literature actual.

Freyre, Maynor. “La paradigmática creación literaria de Carmen Ollé.” Gestión (Lima), 10 de marzo 1994, p. 21.
“Desde que en 1981 publicó sus Noches de adrenalina, una nueva corriente poética insufló aires de sinceridad, de una especie de deshabille almático a la creación literaria femenina en el Perú.”

Garayar, Carlos. “Fluida prosa: narrativa en 1994.” El Peruano (Lima) supl. Revista, 2 de enero 1995, p. 2-3.
Se ocupa de varias obras publicadas en 1994. Sobre Las dos caras del deseo señala “tiene los méritos de un excelente manejo del lenguaje -ahora más funcional y menos poético que en su primera obra- y de explorar con precisión un tema, el de la sensibilidad femenina, pero tratado en nuestra narrativa.”

González Vigil, Ricardo. “Aportes femeninos a la literatura peruana.” El Comercio (Lima) supl. Dominical, 6 de marzo 1994, p. 23.
Menciona a varias escritoras como: Amarilis, Magda Portal, Clorinda Matto de Turner, y Yolanda Westphalen. Sobre Noches de adrenalina comenta “nótese que ahonda, en profundidad y en desmesura, los rasgos eróticos, irreverentes y afiebrados de María Emilia Cornejo, situándose en el legado de Silvia Plath, los beatnik y la vanguardia poética francesa.”

—. “Carmen Ollé: retrato de una joven impúdica.” El Comercio (Lima) supl. Dominical, 4 de julio 1982, p. 18.
Reseña de Noches de adrenalina. “Ninguna poeta peruana (ni siquiera Blanca Varela, Yolanda Westphalen, Cecilia Bustamante o María Emilia Cornejo) se ha autorretratado con tanta desnudez, impudicia y autocrítica como Carmen Ollé. Ninguna ha sido más implacable en la búsqueda de la liberación femenina, ninguna más alejada de los estereotipos de la femeneidad inculcados en la infancia.”

—, ed. De Vallejo a nuestros días, tomo 3, p. 347-349 de Poesía peruana: antología general. Lima: Ediciones Edubanco, 1984-
“Muy rara vez aparece un primer poemario tan personal y verdaderamente nuevo como Noches de adrenalina.”
Incluye: “Bataille me gusta” y “Estar lejos de los sitios.”

López Maguiña, Santiago. “El cuerpo en la poesía peruana.” El Diario marka (Lima), 29 de enero 1983, p. 7.
Reseña de Noches de adrenalina. “Los textos […] revelan al lector aspectos del sujeto en otras circunstancias silenciados. Dicen lo no dicho. Lo que otros discursos excluyen o prohiben decir. Lo que oscurecen y colocan en lo bajo. Se refieren a lo imperfecto, defectuoso, desequilibrado, inestable del cuerpo y de aquello que aún se llama alma o espíritu.”

—. “Los rostros del deseo.” El Peruano (Lima) supl. Revista, 6 de febrero 1995, p. 4.
“La necesidad de establecer un equilibrio en los afectos y el descubrimiento de lados opuestos de una sexualidad que se va rigiendo por experiencias es el tema principal de Las dos caras del deseo.”

M. T. [Mito Tumi]. “¿Existe poesía femenina?” El Diario marka (Lima) supl. El Caballo rojo, 13 de diciembre 1981, p. 11.
Reseña de Noches de adrenalina. “El libro de Carmen Ollé es renovador por el universo que muestra y valioso por méritos estrictamnete literarios […] es una muestra de buena escritura que coloca a su autora a la par de los valores destacados que ha dado la poesía peruana en los últimos tiempos.”

Malca, O. “¿Por qué hacen tanto ruido?” [Reseña] Caretas (6 de agosto 1992): 92.
“Con la febril crudeza que la caracteriza, la autora logra, por momentos, lanzar al lector al compacto infierno de sus paranoias y obsesiones literarias, en un discurso que jamás concede una línea al adorno o a las poéticas verdades a medias del género autobiográfico.”

Martos, Marco. “Cambio de piel.” El Peruano (Lima) supl. Revista, 27 de febrero 1995, p. 4-5.
Observa que en Las dos caras del deseo “sus personajes forman un mundo vivo, palpitante, de algún modo enternecedor.” Menciona también la obra de Miguel Gutiérrez.

Miller, Beth. “Peruvian Women Writers: Directions for Future Research.” Revista/Review Interamericana 12:1 (1982): 36-48.
Acerca de Noches de adrenalina nos dice que Ollé es consciente de la tradición literaria femenina y que con desafío y sin sonrojos señala en la cubierta posterior “No escribo sino para extirpar algunas obsesiones, para hurgar en la desolación de la infancia y pulverizar o comprender el pasado […] quiero llegar a mirarme y abolir complejos y vergüenzas, en la creencia permanente en el valor de las mujeres.”

Minardi, Giovanna. “Un rápido paseo a través de la narrativa de mujeres en el Perú contemporáneo.” Fem (México) 18:135 (mayo 1994): 35-38.
Estudia a cinco narradoras: Aida Balta, Carmen Luz Bejarano, Pilar Dughi, Gabi Cevasco y Carmen Ollé. Sobre ¿Por qué hacen tanto ruido? de Ollé comenta “entorno social y literatura son las dos preocupaciones básicas de Carmen Ollé quien busca en los dos la ‘palabra reveladora’ de la mujer peruana de finales de este siglo de locura.”

Mora, Tulio. “Ultima novela de Carmen Ollé: Pista falsa.” Cambio (Lima), 23 de mayo 1999, p. 15.
Considera que los méritos de Pista falsa son mayores que sus defectos y señala que: “hay una interesante conversión del laberinto espacial, sin el cual no funciona una novela policial.”

Negroni, María. “Carmen Ollé: los besos de la cintura para abajo.” Viva (Lima) 3.11-12: 55-57.
“El modo particular en que la poesía de Ollé se instala frente al mundo y lo colorea todo, se da el lujo de no pedir permiso para nombrar y nombra y pone sobre la mesa y arma una nueva versión de los hechos, toda teñida, como debe ser, por el color del cristal con que se mira.”

Niño de Guzmán, Guillermo. “Los deseos oscuros: ni tan marginal ni tan reciente.” El Mundo (Lima), 14-15 de enero 1995, p. 4D.
Analiza No se lo digas a nadie de Jaime Bayly, Salón de belleza de Mario Bellatin y Las dos caras del deseo de Ollé. Sobre esta última observa que “con gran habilidad, Ollé se las ingenia para mantener una tensión subyacente en donde añora la pasión sáfica como una posibilidad de realización amorosa. Uno de los logros de la novela es precisamente la coexistencia de dos niveles: uno en el que apreciamos las acciones cotidianas de la protagonista y otro en el que intuimos y entrevemos sus deseos más oscuros.”

Orrillo, Winston. “Carmen Ollé, de la poesía a la narración: Pista falsa.” Cambio (Lima), 8 de agosto 1999, p. 9.
“Nos gusta la forma cómo se va desenvolviendo la trama […] nos agrada esa atmósfera que no arriba a conclusión y que se queda en eso mismo: en una atmósfera que nos permite discurrir por una serie de etapas que se arman como un juego de cajas chinas y que están muy bien construidas. En fin, Carmen Ollé demuestra maduras habilidades de narradora, de creadora de personajes, de conductora de situaciones.”

Pista falsa.” [Reseña]. Agora 3:3 (1999) : 64.
“Se le puede llamar un relato experimental porque no tiene el centro habitual en los relatos de años recientes […] la novela está marcada por la persecución, lo que le da un engañoso aspecto de policial, por la búsqueda de lo diferente.”

Pollarolo, Giovanna. “El deseo inerte.” Caretas (22 de diciembre 1994): 74-75.
Reseña de Las dos caras del deseo. “Conmueve, emociona, descubre y revela un universo y una mirada de muchas preocupaciones y penas que nos atañen a los peruanos y desde una perspectiva alejada de todo convencionalismo, inédita, original y distinta.”

—. “Implacable visión poética del cuerpo de mujer.” La República (Lima), 9 de junio 1993, p. 17.
Compara la película Terciopelo azul (1988) de David Lynch con Noches de adrenalina. “Si Lynch asombró, perturbó y sacudió a los espectadores con esta película calificada como original, distinta y provocadora, Carmen Ollé consiguió lo mismo y más con su libro. Ya sabemos que un libro es menos espectacular que una película. Pero no un libro como Noches de adrenalina.”

“Recienvenidos: narrativa.” Meridiano (Lima), 26 de julio 1992, p. 14.
Reseña de ¿Por qué hacen tanto ruido? “La violenta impudicia de sus primeros poemas cede a una dolorosa y lúcida reflexión sobre la relación amorosa desprovista de su aura romántica, pero cubierta (eso sí) de preguntas que quedan sin resolver, como aquella que da título al libro.”

Reisz, Susana. Voces sexuadas: género y poesía en Hispanoamérica. 1a. Ed. [España]: Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos, Edicions de la Universitat de Lleida, 1996.
En la p. 73, capítulo cuarto: “Poéticas femeninas del fin del milenio” se refiere a Ollé como: “Esta narradora, una de las menos complacientes en el panorama de las letras peruanas actuales, notoria por la independencia y la osadía de sus textos más íntimos con citas fragmentarias, estilizaciones y ecos levemente auto-paródicos.”
En el capítulo sexto: “Estrategias de autorrepresentación en la ‘Nueva’ poesía femenina del Perú” menciona varias veces a Ollé y comenta en la p. 126: “Mucho más radical y menos potable para el público común es, como lo anticipé, la modalidad ‘recia’ inaugurada por Carmen Ollé, dentro de la que cabe la expresión de una sexualidad desinhibida — o al menos en lucha por liberarse — y centrada en las pulsiones libidibales de una psique femenina y en las apetencias de un cuerpo de mujer.”
Ollé es también mencionada en otras secciones de estos capítulos.

Rodríguez-Gaona, Martín. “El infierno del pasmo.” Debate (Lima) (marzo-abril 1995): 79.
Reseña de Las dos cara del deseo. “En esta novela se establece un marcado contraste con las intenciones de su primera obra, en tanto que se percibe una ampliación de los registros temáticos y un cambio sustancial en el tono de quien articula el discurso.”

Rojas-Trempe, Lady. “Carmen Ollé y el des/en/mascaramiento de los géneros en Las dos caras del deseo.” www.monmouth.edu/pgacarti/olleensayo.htm (visto junio 2002)
Analiza las caras o caretas que asume el personaje principal y la identidad que asume “Ollé interroga y juega en su novela con la plurisemia de los conceptos de cara y máscara tan fundamentales en las comunidades autóctonas.”
Resumen de la ponencia presentada en el Taller Internacional La Mujer en América Latina: Identidad y Cultura llevado a cabo en Santiago de Cuba del 8 al 11 de diciembre de 1998.

Rowe, William. “Carmen Ollé: mirar y oir.” En Hacia una poética radical: ensayos de hermeneútica cultural, p. 171-189. Rosario [Argentina]: Beatriz Viterbo Editora ; Lima: Mosca Azul Editores, 1996.
Se concentra en el uso del idioma, temas, estilo, etc. de Noches de adrenalina y de ¿Por qué hacen tanto ruido?

—. “The Subversive Languages of Carmen Ollé.” En Poets of Contemporary Latin America: History and the Inner Life, p. 327-351. Oxford: Oxford University Press, 2000.
Examina la obra poética y la prosa de Ollé. La menciona también en las páginas 21 y 25.

Sánchez Hernani, Enrique. “Carmen Ollé: travesía por la novela.” Gestión (Lima) (29 de abril 1995): sec. B, p. 3.
Reseña de Las dos caras del deseo: “estilo vibrante, de dosificado manejo de la intriga que lleva al lector por todo el volumen sin complicaciones ni tedio. Elaborado en base a escenas cortas, sin embargo atadas fuertemente entre sí, marca un ritmo agilísimo que logra cautivar al lector.”

Sánchez León, Abelardo. “La muchacha mala de la historia.” Quehacer 15 (febrero 1982): 104-111.
Se concentra en la poesía de María Emilia Cornejo, Sonia Luz Carrillo y Carmen Ollé. Considera que en Noches de adrenalina la autora “a través de la línea confesional, explora los recovecos últimos del cuerpo como una manera de identidad femenina […] el cuerpo de la mujer, y sus mutaciones constantes, están a la base de la poesía de Carmen Ollé.”

Silva Santisteban, Rocío. “Algo que me alivie un poco más.” Razón (Lima) 2:6 (agosto 1992): 18.
Expresa sus impresiones al leer Noches de adrenalina a los 18 años y más tarde ¿Por qué hacen tanto ruido? y señala: “pocos libros me han provocado un estado tal, un estado fuerte, no sé si depresión o de expiación, pero un estado que me inducía a cambiar algo que no sé qué es.”

—. “Esa mística de relatar cosas sucias.” El Comercio (Lima) supl. Somos, 1 de mayo 1993, p. 41.
Reseña de Noches de adrenalina. “Fue considerado impúdico, escatológico, visceral, vaginal, coital y hasta arrecho.”

—. “Me enferma no tener un espíritu saludable.” El Comercio (Lima) supl. Somos, 11 de julio 1992, p. 29.
Reseña de ¿Por qué hacen tanto ruido? “El libro se desenvuelve como una larga confesión de parte, con una cierta densidad que se torna fruición al leer las primeras páginas.”

—. “Secretos del corazón.” El Mundo (Lima) (24-25 de diciembre 1994): 6D.
Reseña de Las dos caras del deseo. “En esta novela Carmen Ollé ha apostado por un cambio radical en su búsqueda, ha dejado atrás lo que a mi parecer es su mayor destreza (la fuerza de la sensualidad y el impudor de las palabras) para introducirse en un relato efectivo, demostrando que como narradora estricta, logra lo que quiere.”

Silva Tuesta, Max. “¿Son odiosas las comparaciones? ” El Diario marka (Lima), 21 de mayo 1983: p. 11.
Se ocupa de Noches de adrenalina y de Kathie y el hipopótamo de Vargas Llosa. Sobre Noches de adrenalina comenta “hay relampagueantes versos que, con su esplendor, permiten sorprender a cierta realidad en plena retirada […] también los hay semejantes a briosos dardos lanzados contra determinado blanco apenas perceptible por los hombres de buena voluntad.”

Stagnaro, Giancarlo. “El oficio de la vuelta de tuerca.” El Comercio (Lima), 3 de mayo 1999, p. C4.
“Ollé nos presenta una historia en la que los personajes predominan sobre los hechos. Para ello violenta las palabras — característica que nos hace recordar su marca poética — y convierte el relato en una sucesión de párrafos, dejando a un lado cualquier separación espacial — es decir, capítulos autónomos –.”

Suárez, Modesta. “Por entre las fisuras de la historia: la creación femenina peruana.” Travesía (Lima) 3.8 (8 de diciembre 1993): 123-133.
Señala que la poesía de María Emilia Cornejo y Ollé con Noches de adrenalina abren el camino a otras poetas para escribir sin temor sobre temas antes casi no aludidos.

Sui-Yun. “Seis poetisas del Perú.” Mairena (Puerto Rico) 6:16 (1984): 70-83.
Considera que Ollé: “se caracteriza por su personalísimo estilo, por el que indaga su vida íntima”. Incluye: “El tiempo es un fantasma.”

Tapia, Felipe. “Carmen Ollé y su mundo.” Prensa nikkei (Lima), 13 de marzo 1993, p. 4.
Reseña de ¿Por qué hacen tanto ruido? “libro-retrato, libro-testimonio, libro-agonía, libro-vida; una mujer que tiene el coraje de mirarse adentro y entregarse desnuda como exige la literatura, la poesía, la pintura, la música, el arte, celoso y egoísta, masoquista y narcisista […] marca un hito dentro de la poesía femenina de liberación y entrega.”

Todo orgullo humea la noche. [Reseña]. La Tortuga 27 (1989): 48.
“Reúne también relatos breves en los que discretos asuntos cotidianos cobran una extraña luminiscencia.”

Toro Montalvo, César, comp. Manual de literatura peruana, p. 849-850. 1a. ed. Lima: A.F.A. Editores, 1990.
“Ollé se singulariza por su voz profunda, vigorosa y hasta diríamos inconfundible entre las poetas peruanas”. Incluye: “Tener 30 años no cambia nada salvo aproximarse al ataque.”

Tuesta, Sonaly. “Mi imagen no huele ni hace ruido.” El Peruano (Lima) supl. Revista, 26 de mayo 1993, p. 9.
Reseña de ¿Por qué hacen tanto ruido? “Este laberinto sin pautas seguras para descifrarlo unifica la idea de confesión, de sesión psicoanalítica, de plática confidencial a una amiga en un tiempo no preciso de un lugar cómodo y secreto […] es la síntesis de esta farsa, de esta vida en todos sus niveles contextualizada por la gran urbe. Citadinos personajes del poema.”

Tumi, Mito ver M. T.

Ugarteche, Oscar. “El amor que no se atreve a llamarse por su nombre.” Márgenes (Lima) 8:13-14 (1995): 229-236.
Estudia el tema del “amor prohibido” en la reciente narrativa peruana. Sobre Las dos caras del deseo señala que: “sin enfatizar la sexualidad de sus personajes, el texto de Ollé re/crea la realidad de forma verosímil y nos la enrostra a los lectores, al estilo de Zolá […] la forma como Ollé se aproxima a la intimidad es lo que la hace a una autora universal.”

Varela, Blanca. “Presentación.” En ¿Por qué hacen tanto ruido? por Carmen Ollé, p. 7-8. Lima: Flora Tristán, 1992.
“Obra lúcida y explosiva que no debe dejar de leerse y que enciende una luz reveladora sobre la literatura peruana de nuestros días.”

Vidal, Luis Fernando. “Comentario.” En Noches de adrenalina por Carmen Ollé. Lima: Lluvia Editores, 1992.
En la cubierta posterior del libro aparece la reacción del autor al recibir el manuscrito de Ollé “la voz de Carmen inauguraba un espacio en el que la poesía se asociaba intensa y plenamene con la vida, y se interpelaba hasta lograr esa coincidencia en la que la literatura resulta ser una vibración inquietante y suscitadora, y su belleza ya no solamente resulta de la contemplación de armonías o de habilidades combinatorias, sino del poder conmocional de sus imágenes.”

Westphalen, Yolanda. “Acerca de la obra poética de Carmen Ollé.” El Comercio (Lima) supl. Dominical, 13 de junio 1993, p. 16.
Revisa la obra de Ollé y sobre Noches de adrenalina comenta que “resulta una bofetada de cruda realidad hacia la sociedad enquistada en su aburguesamieno fácil y amurallada en la moralidad, que es todo un monumento público.”

Zapata, Miguel Angel. “Anatomía y textualidad en la poesía de Carmen Ollé.” Tercer milenio (N.Y.) 4:1 (1992): 84-94.
Analiza Noches de adrenalina.

—. “Carmen Ollé y el cuerpo de la escritura.” El Peruano (Lima), 8 de setiembre 1995, p. A9.
Reseña de Noches de adrenalina. “Está lleno de placeres, tormentos y frustraciones, de alegrías y de nuevas posibilidades a nivel anatómico y textual. Y lo que de verdad importa en esta poesía es redescrubrir el cuerpo de su escritura, y no sólo la escritura de su cuerpo.”

—. “Carmen Ollé y la fisiología de la pasión.” Confluencia (Greely, Co.) 12:2 (1997): 181-185.
Entrevista.

—. “La imagen de la casa y la ciudad en cinco poetas de la postvanguardia hispanoamericana: Oscar Hahn, José Emilio Pacheco, José Kozer, Antonio Cisneros y Carmen Ollé.” Tesis de doctorado, Washington University, 1995.
Estudia dos temas recurrentes en la poesía de estos escritores: casa y ciudad. Incluye entrevistas con cuatro de ellos.

Regresar al contenido.


Copyright © 2002 SALALM.  This material may be quoted or reproduced for educational purposes without prior permission, provided appropriate credit is given.  Any commercial use of this material is prohibited without prior permission from SALALM.